jueves, 18 de mayo de 2017

Inter 175A Berline ¿avión, moto o automóvil?

Si hace unas semanas hablábamos del Atlas Babycar 2S, uno de los microcoches más curiosos y bellos, hoy traemos otro de esos pequeños coches franceses que surgieron tras la Segunda Guerra Mundial en el continente, época de estrecheces económicas. Hablamos del Inter 175A Berline.



 Este peculiar vehículo de tres ruedas, uno los doce microcoches más caros del siglo XX. Fue desarrollado por Le Société Nationale de Construction Aéronautique du Nord (SNCAN) y se presentó en el Salón de París de 1953, un coche que recuerda poderosamente al Messerschmitt KR- 175… y con razón. Ambos fueron concebidos por compañías aeronáuticas y combinaban características de aviones, turismos y motocicletas.

 El diseño del Autoscooter no se aleja de sus primos voladores más grandes, con techo abovedado y claraboya, a modo de carlinga de un caza.



 Tras mostrar diferentes variantes del modelo (incluso una descapotable denominda Torpedo, al final due el Inter 175A Berline el que se fabricó en serie. Se produjeron en torno a las 300 unidades entre 1953 y 1956 de las que hoy en día se conservan menos de 30.


 Presionando esa palanca, se arranca el motor Ydral de dos tiempos de un cilindro de 175 cc de cubicaje y que rendía 8 CV y estaba acoplado a una transmisión manual de tres velocidades. Los asientos en tándem, un manillar que hace las veces de volante, su cola cónica y el faro Cyclops son otras características más aeronáuticas que de un automóvil.




  Hay más elementos propios de la aviación, como el sistema de arranque que produce un sonido similar al de la turbina de un helicóptero al ponerse en marcha, el Gyrostarter de Westinghouse.




Además, muchos de los elementos variaron a lo largo de los tres años de producción, no hay dos coches completamente idénticos. Los actuales propietarios se lo pasan en grande comparando las cualidades que hacen únicos sus vehículos. Así estará el coleccionista que adquirió la unidad cuyas imágenes acompañan a este artículo, tras adquirirlo el pasado 8 de febrero por 78.400 euros en París. Desde luego, se ha llevado un vehículo tan raro como fascinante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.