domingo, 15 de enero de 2017

Resureccion de una vw t1 abandonada en un bosque en Francia durante 40 años

Este es uno de esos vídeos que te alegran el día, que te trasmiten paz y hacen que admires aún más si cabe la pasión que los devotos de los clásicos profesan a este fascinante mundo. La historia comienza con un grupo de amigos que van tras la pista de una  furgonetaVolkswagen T1 de 1955 que había sido abandonada por alguien en un bosque al sur de Francia. La historia comienza en el escenario más idílico posible con la resurrección de la furgoneta, que llevaba 40 años descansado a la intemperie.


El protagonista de la historia es un entusiasta de motores refrigerados por aire Volkswagen (que dejaron de fabricarse) que trabaja para Airmapp, llamado Florian George. Durante una compraventa de muebles, el comprador no apareció, pero acudió poco tiempo después a casa de Florian y al ver algunas volkswagen antiguas aparcadas en su casa, le contó que había visto hacía unos 15 años en las montañas Chartreuse una Volskwagen abandonada. Y recordaba la localización. Las posibilidades de encontrarla, que todavía siguiera allí de una pieza y que, además, funcionara, parecían muy escasas. Pero es en este punto en el que la tenacidad de Florian se puso en marcha.


Tras informarse bien y preguntar mucho, Florian encontró al dueño y la compró. Encontraron la furgoneta al día siguiente casi mimetizada con el bosque, cubierta de hojas, paneles y telarañas, pero ahí estaba, esperando. Llevaron a cabo la reconstrucción casi completa en un sólo día, durante el cual trabajaron incluso a la luz de una fogata, en medio del imponente escenario. ¿Quién puede llamar a eso trabajo? La VW salió del bosque por su propio pie, desafiando las pendientes embarradas y cubiertas de ramas de la montaña. Y volvió entonces a la carretera

 La música que acompaña a la reconstrucción (el God´s gonna cut you down de Johhny Cash se puede escuchar en bucle sin cansarte), en ocasiones sincronizada con los trabajos de reparación, las imágenes del bosque y los primeros metros que recorre la T1 son un regalo para la vista. No hay ni un segundo prescindible en la impecable edición del vídeo, así que os recomendamos que no os lo perdáis.

 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.